620 39 59 71 info@todonetworking.es

El nuevo año 2021 se inicia más digital que nunca.

Nos guste o no, hay que saber que por muy buenos servicios o productos que ofrezcamos, sin presencia en internet, no lograremos aumentar mucho nuestras ventas. En este post os daremos algunas claves sobre cómo empezar a interactuar en las redes sociales, que en esencia podría resumirse en un concepto: Aprender a escuchar y a hablar con nuestros clientes.

Lo que afirman los expertos es que en esta época los ciclos de venta son cada vez más largos. Esto quiere decir que no solo tenemos que pensar en la venta inmediata, sino que debemos ir construyendo en internet, poco a poco, un caldo de cultivo favorable para vender nuestros productos o servicios a largo plazo. Si empezamos pronto la siembra, menos tiempo tardaremos en cosechar resultados. Pero, ¿cómo podemos enfrentarnos a este nuevo reto digital que suponen las redes sociales? En este post vamos a darte nuestros mejores consejos.

Como siempre desde aquí, en todonetworking, os recomendamos que al iniciar nuevas estrategias digitales en vuestros emprendimientos trabajéis compartiendo con el grupo, de esa manera aprovechareis las experiencias de otros emprendedores cercanos y os evitareis cometer los errores que otros ya han solucionado. Ya sabéis que el grupo siempre trae más ventajas.

Conoce a tu público objetivo

Lo primero que debemos saber es que cada tipo de negocio tiene siempre un público objetivo, siendo muy importante que compruebes si has identificado “correctamente” las características del público objetivo al que se dirige tu emprendimiento: ¿Qué tipo de personas son?, ¿Qué necesitan?, ¿Qué capacidad adquisitiva tienen?, ¿Qué les gustaría tener? Normalmente un negocio tiene un público objetivo divido, por un lado estarían los clientes actuales y por otro los clientes potenciales, aquellos que podrían estar interesados por tu oferta en el futuro.

Cuida a tus clientes actuales con contenido de calidad

Una exitosa campaña en redes sociales tiene que lograr que tus clientes actuales se sientan escuchados y apreciados, al tiempo que se promociona tu negocio para alcanzar a otros clientes potenciales. Se trata de usar las redes sociales para crear lazos estratégicos con las personas y calar en sus emociones, en lugar de vender directamente. Cuanto más rápido se genere una idea positiva en el público, con mayor facilidad vendrá el resto. Para ello es mejor crear contenido de calidad y cosas que aporten algo nuevo a tu comunidad. Nunca destacaras del resto si no das a conocer tus ideas más originales pues la gente está ansiosa por absorber nuevos conocimientos. Tendrás que fijarte en las plataformas de redes sociales que utilizan tus grandes competidores para ver cuál es la demografía de los clientes que les siguen en las redes.

Una de las mejores maneras de promover una red digital es escuchar con atención lo que dicen los clientes, una actitud “nueva” a la que hasta ahora no estábamos acostumbrados. Los comentarios que las personas te dejan en las redes sociales hay que tomarlos en serio, ya que esto podría marcar la diferencia entre un cliente contento que hablará bien de ti y un cliente descontento que te pondrá verde. Muchos directores de comunicación están de acuerdo en que hay que responder de forma positiva todos los comentarios, incluso los negativos. Se puede responder algo así como: “Sentimos mucho que haya tenido una experiencia negativa con nosotros. Por favor, considere la posibilidad de darnos una nueva oportunidad”. Y si muchos clientes te dicen lo mismo, me temo que ha llegado la hora de implementar cambios necesarios.

Piensa en tu público específico y crea algo solo para él

Aunque no debes alejar a nadie deliberadamente de las redes, es bueno que especialices tu papel en las redes sociales. A la postre llegar a tener una presencia mayoritaria es prácticamente imposible, solo las grandes marcas tienen el dinero suficiente para realizar grandes campañas generalistas. Piensa en tu público específico y crea algo solo para él. Y recuerda que también hay que ser constante con la presencia digital. Quizás esperes que tu presencia en las redes sociales impulse automáticamente tu negocio, casi de un día para otro. Puede que a alguien le haya sucedido, pero sin duda es la excepción. Las acciones digitales toman tiempo y requieren paciencia.

La parte más complicada para todos en las redes sociales tiene que ver con los métodos para optimizar el posicionamiento. Gran parte de esto tiene que ver con conocer bien una aplicación concreta y sacarle el mejor rendimiento posible. En este sentido, si no tienes tiempo para aprender cómo funciona una red, y si no quieres cometer errores que penalicen tu posicionamiento, te animamos a contratar a un especialista en la materia, un Community Manager por ejemplo, que podrá supervisarte todas las cuestiones técnicas. Al principio te parecerá una inversión poco rentable, pero a larga te alegrarás, pues te permitirá navegar favorablemente en el océano de lo digital, escenario por cierto imprescindible para ser parte del mercado en la próxima década.