¿Qué es el Liderazgo?

El liderazgo es la capacidad para persuadir a un grupo de personas y animarlas para que colaboren eficazmente en la consecución de un objetivo colectivo, en algo que uno no podría lograr solo. Se trata de un proceso psicológico que tiene la capacidad de convertir una actividad en donde intervienen varios individuos, por lo tanto caótica y egoísta, en una meta superior de alto rendimiento.

En estos tiempos de coronavirus está muy claro que solo los proyectos que cuenten con auténticos líderes van a ser capaces de sobrevivir. Nos enfrentamos a una época compleja que pondrá verdaderamente a prueba nuestras capacidades de liderazgo. Te has preguntado alguna vez: ¿Qué tipo de líder soy yo? Si hasta ahora no lo has hecho, es el momento de reflexionar sobre ello, recuerda que tu objetivo es conseguir que tu emprendimiento pueda navegar firmemente las turbulentas aguas de la pandemia.

Características de un buen líder.

Qué características debe tener un buen líder? A continuación vamos a explicarte las más importantes capacidades de un líder:

  1. Inteligencia- Son capaces de tomar decisiones racionales basadas en datos, de adaptarse a un entorno complejo y de aprender con rapidez.

2. Curiosidad- Poseen una mente deseosa de conocerlo todo y muestran una voluntad permanente por aprender, prefieren hablar con expertos haciendo preguntas en lugar de dar respuestas.

3. Humildad- Son conscientes de lo que no saben y comprenden que el mayor enemigo del conocimiento no es solo la ignorancia, sino el creer que se sabe lo que no se sabe. En una crisis como la actual, es tentador ocultar nuestras inseguridades, pero nada puede dañar más al liderazgo que la arrogancia.

4. Amabilidad- Este es un punto esencial que si no lo tenemos, rápidamente lo percibirán todas las personas con las que interactuamos, se darán cuenta de que no son relevantes para nosotros y no podremos conseguir que sean proactivos. El buen líder se preocupa realmente por los demás y les hace sentir que está interesado en cuidar de ellos. La empatía es un término parecido pero no es lo mismo. La empatía consiste en percibir lo que sienten o piensan los demás, mientras que la amabilidad consiste en demostrarles que eso verdaderamente te importa.

5. Resilencia- Fundamental, ya hemos hablado muchas veces de ello y sobre todo básico en esta época de pandemia. Un autentico líder no se quiebra bajo la presión. Si los líderes de los actuales emprendimientos fueran más estables emocionalmente, tuvieran la cabeza fría y resultaran una influencia positiva para los que les rodean, habría muchas más empresas y proyectos que ya hubieran obtenido un gran éxito. Al final la resiliencia es la capacidad que tienen que desarrollar muchos para soportar a un mal líder.

6. Honestidad- Difícil valor de encontrar en nuestros días, pero absolutamente imprescindible. Solo siendo personas de principios se logra que los que están a nuestro alrededor puedan confiar en nosotros, que sientan que sus intereses y su trabajo no están en peligro de ser menospreciados. Si no eres capaz de inspirar confianza, nunca tendrás seguidores.

El post-coronavirus además va a requerir un tipo de liderazgo diferente. Ahora, por ejemplo, las personas nos hemos acostumbrado a trabajar desde casa y algo que continuará e incluso se reforzará en el futuro. Esto traerá como resultado que contaremos con menos oportunidades de ver a la gente en persona, así que deberemos ser sumamente cuidadosos con el tipo de palabras que usamos en nuestros mensajes y en las redes sociales, pues la palabra escrita se presta mucho más a los malos entendidos que la palabra hablada. Si quieres ser un buen líder en estos tiempos, asegúrate al escribir que la otra persona entiende la correcta intención de tu mensaje, no des nada por hecho, pues a veces cosas nimias despiertan sin darnos cuenta la susceptibilidad de las personas. También es importante descubrir si tu tipo de liderazgo funciona bien con la gestión a distancia. Si necesitas mejorar algunas competencias, este es el momento de hacerlo. En resumen, invierte en ti mismo para adaptarte a este nuevo escenario.

Puedes estar seguro de que después del coronavirus, los verdaderos líderes se mantendrán en pie. Aunque se aplicó durante demasiado tiempo, el liderazgo de “ordeno y mando” está definitivamente acabado. El periodo post-coronavirus va a exigir un nuevo liderazgo que ofrezca autonomía y confianza a las personas. Anímate a ser uno de ellos.