Todos somos creativos

Si, es totalmente cierto. Todos somos seres creativos. La creatividad es la capacidad que tenemos todos los seres humanos para producir y generar nuevas ideas, que pueden ser artísticas, con un fin estético, o ideas funcionales que buscan resolver un problema. En el mundo de los nuevos emprendimientos, la creatividad es algo absolutamente fundamental. Nuestros negocios lograrán marchar “viento en popa “si aprendemos a buscar soluciones a los múltiples problemas que cada día enfrentan las personas. Después, tendremos que vender productos o servicios que resuelvan esas dificultades. Para eso hace falta tener mucha creatividad.

Todos nacimos siendo personas creativas. El problema es que al ir creciendo, la creatividad fue reprimida por nuestra necesidad de ajustarnos a los patrones sociales establecidos. Cuando éramos pequeños, dibujábamos sin importarnos si el dibujo era bueno o malo, más tarde, cuando empezamos a ser más mayores, llegaron los juicios y los valores de los demás a estropearlo todo. Al final nosotros mismos terminamos autocensurándonos y elegimos reprimir nuestra parte creativa por miedo al ridículo.

Si te has preguntado qué puedes hacer para aumentar tu creatividad o más bien para volverte a conectar con ella, déjame decirte que puedes lograrlo fácilmente incorporando una serie de pequeños comportamientos a tu vida diaria. Potenciar la creatividad te ayudará a tener mejores ideas y a proporcionar personalidad a tu marca logrando diferenciarte mejor de tus competidores. Vamos a explorar entonces, los sencillos hábitos que te ayudarán a aumentar tu creatividad.

Hábito 1º.- Agenda tiempo para pensar

Existe la falsa creencia de que la creatividad surge del caos, pero sucede justo lo contrario. Por eso es importante hacer hueco en nuestro horario diario para dedicarle un tiempo a la creatividad. Si queremos tener una idea para resolver un problema, lanzar un producto o innovar en nuestro negocio, tenemos que reservar un tiempo para ello. Quizás no surja en ese momento exacto, pero ya le estaremos dando elementos al cerebro para que siga trabajando desde el plano de lo inconsciente.

Hábito 2º.- Escribe todas tus ideas

Un buen ejercicio que te ayudará a aumentar tu creatividad es apuntar todas las ideas que se te ocurran, sin juzgar si son buenas o malas. Déjalas que reposen durante 24-48 horas y vuelve a ellas entonces. Esto te permitirá analizarlas con mayor objetividad. Por otro lado, si ahora no tienes los recursos necesarios pero la idea es buena, guárdala para más adelante. ¡Nunca tires a la basura una buena idea!

Hábito 3º.- Inspírate: lee, investiga, ve al cine…

Como ya hemos visto, potenciar la creatividad ayuda a nuestro cerebro a establecer mejores conexiones. Para conseguirlo, es fundamental que le proporcionemos nutrientes de calidad. Muchas veces nos obsesionamos con sacar el trabajo adelante y pensamos que realizar otras actividades de ocio, nos alejan de nuestra meta profesional. Leer, asistir a una exposición o a una conferencia interesante, ir a un concierto o al cine, además de servirte para desconectar, te permitirá conocer otras realidades, entrar en contacto con experiencias diferentes y aumentar tu creatividad. Cuando menos te lo esperes se producirán esas conexiones en tu cerebro y tendrás una nueva idea, que aunque no sepas de dónde ha surgido, estará inspirada en esas actividades que fuiste realizando.

Hábito 4º.- Práctica actividades manuales o artísticas

Una forma muy buena de desbloquear nuestra creatividad es permitiendo que fluya en todo su esplendor. Olvídate de si pintar se te da bien o mal, simplemente hazlo y evita juzgar tu obra cuando acabes. Ponte música si lo deseas y déjate llevar. Si en lugar de pintar prefieres aprender a tocar un instrumento, hazlo. ¿Lo tuyo es escribir? Pues escribe.

Hábito 5º.- Escribe un diario

Algunos expertos en la materia, como Julia Cameron en su libro “El camino del artista”, recomiendan tener un diario y escribir al menos tres páginas a diario. El objetivo es desbloquear nuestra mente para el resto del día. Escribe aquello que te preocupa, ese problema que no te ha dejado dormir, relata cómo te sientes… Y si no se te ocurre sobre qué escribir, simplemente empieza así: ”No sé de qué escribir”. Ya verás cómo sin darte cuenta, el resto te sale solo.

Además de estos hábitos que lograrán aumentar enormemente tu creatividad, cuidar el cuerpo también ayuda. Salir a pasear o hacer ejercicio físico con frecuencia relaja tu mente y le permite generar nuevas ideas. Así que… ¡Adelante!